De las invenciones a los derechos de Propiedad Intelectual

La palabra invento proviene etimológicamente del verbo en latín invenire equivalente a: idear o encontrar; y esta acción de “idear” o “encontrar” está ligada invariablemente a la búsqueda de una solución a una necesidad específica (problema técnico). Así, el inventor es quien halla o descubre ese “algo” nuevo o no conocido, y materializa su hallazgo en un aparato, un producto, o un proceso, que estarán destinados, por lo común, a resolver el problema técnico que inicialmente dio origen al hallazgo. La identificación del problema técnico consiste algunas veces en notar que hay una necesidad no cubierta en el mercado; o bien que las opciones disponibles para cubrir tal necesidad no son completamente satisfactorias y hay por lo tanto, la oportunidad de hacer mejoras. Además, el nivel cada vez mayor que se tiene de conocimientos sobre la naturaleza en conjunto con el avance tecnológico permite obtener mayores beneficios al aplicar dichos conocimientos en la industria, impactando en diferentes sectores productivos de la economía.

Y entonces, ¿cuál es la recompensa a la que ha de aspirar el inventor que “encuentra” cómo resolver un problema técnico?; esta pregunta, para el caso de México, tiene su respuesta en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en donde se establecen los deberes, derechos y garantías de los ciudadanos. El artículo 89, fracción XV señala lo siguiente: .



Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes:


XV. Conceder privilegios exclusivos por tiempo limitado, con arreglo a la ley respectiva, a los descubridores, inventores o perfeccionadores de algún ramo de la industria;

Claro que la concesión de dichos privilegios se regula por una serie de mecanismos agrupados en un conjunto de normas que constituyen la base de los derechos de Propiedad Intelectual, y que en sus dos categorías principales: Los Derechos de Autor y los Derechos de Propiedad Industrial permitirán finalmente al creador, o titular de una obra científica, artística o literaria gozar del derecho de exclusividad sobre la utilización de su obra. No hay que olvidar que, estos derechos se rigen a su vez por una serie de provisiones regulatorias y leyes relacionadas entre sí que conforman los marcos jurídicos nacionales e internacionales necesarios para facultar a las autoridades correspondientes en el desempeño de su papel de administradoras y guardianes de la protección de los derechos de creadores y/o titulares de propiedad intelectual sin afectar los derechos de terceros.

Por la Dra. Norma Angélica Paniagua Buelnas, Oficina de Propiedad Intelectual

Conoce las invenciones del CIATEJ que se han protegido mediante la figura de patente. Tanto patentes otorgadas como solicitudes las tecnologías disponibles del CIATEJ.


Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *