Investigadores del CIATEJ desarrollan vacuna contra el virus H7N3

Investigadores del CIATEJ desarrollan vacuna contra el virus H7N3

Por Yolanda Torres López

El Dr. Abel Gutiérrez Ortega, investigador del área de Biotecnología Médica y Farmacéutica del CIATEJ, dirige un equipo de investigación que trabaja en colaboración con la empresa Laboratorios Avilab originaria de Tepatitlán, Jalisco, quienes están interesados en el desarrollo de una vacuna contra el virus de la influenza aviar, en específico contra el virus H7N3, por lo que en la actualidad se está trabajando en este desarrollo, que consiste en una plataforma basada en la cápside de un virus vegetal donde se insertan pequeñas secuencias inmunogénicas del virus de la influenza H7N3.

Esta empresa ya estuvo trabajando en otros desarrollos con una universidad de Estados Unidos, donde obtuvo una vacuna de un virus totalmente atenuado utilizando técnicas de genética reversa. La empresa Avilab instaló una campaña publicitaria en la caseta de la carretera a Tepatitlán en la que aludían a esta vacuna. Esta empresa tiene tiempo produciendo vacunas para aves, utilizando principalmente virus o bacterias completas, a diferencia de la plataforma desarrollada en el CIATEJ, en la cual no se emplean virus completos atenuados, para evitar problemas de reversión o rearreglos que permiten que el virus se vuelva infectivo. La idea es que con el uso de esta plataforma desarrollada en CIATEJ, se garantice una mayor seguridad y protección.

Aun así, es necesario ampliar los ensayos de evaluación de eficacia de la vacuna producida en CIATEJ, por lo que la empresa Avilab puede ayudar en ese sentido. Las proteínas que forma esta plataforma, se está produciendo en la bacteria E. coli, que es la más utilizada para generar este tipo de proteínas de forma recombinante por ingeniería genética. Esta tecnología se ha probado en el centro y está previamente validado que puede exponer secuencias de un virus porcino del que ya existe un artículo científico publicado desde al año pasado. Debido a la versatilidad de la plataforma desarrollada, ahora es posible emplearla para exponer secuencias del virus de influenza aviar.

La Dra. Tanya Camacho nos aclara que uno de los grandes problemas de estos virus de influenza es su detección, ya que al reportarse un brote puede tratarse de aves que habían sido vacunadas previamente, pero que no presentaron sintomatología y que posiblemente hasta después se detectó la infección viral, por lo que es necesario desarrollar nuevos métodos de diagnóstico eficientes, económicos y que puedan aplicarse en campo para que los avicultores identifiquen oportunamente algún brote de la enfermedad.



En ese sentido, se tiene la idea de poder trabajar con anticuerpos para generar métodos de diagnóstico para lograr un discernimiento a corto plazo y tener herramientas de decisión para poner en cuarentena a las aves posiblemente infectadas y evitar la propagación de la enfermedad. Esta forma de diagnóstico, abarataría el costo ya que no se utilizarían anticuerpos convencionales como los que se emplean en la gran mayoría de las pruebas de diagnóstico, ya sea veterinario o humano.

Desafortunadamente, la influenza aviar se puede diseminar a través de aves migratorias o por la transportación masiva de animales enfermos, convirtiendo a la gripe aviar en un problema mundial. Un estudio publicado en 2014, analizó el brote de influenza que hubo en nuestro país un año antes trazando la ruta de entrada del virus, lo cual reveló que llegó a través de aves migratorias, ya que las instalaciones avícolas no son completamente cerradas, por lo que puede haber inoculación y México es parte de la ruta migratoria de gran cantidad de aves. Otro aspecto importante, es que el virus sufre rearreglos genéticos, algunas cepas del virus combinan sus genomas obteniendo ventajas que le permiten resistir a antibióticos o que disminuyen la protección de las vacunas comerciales en uso y por lo tanto, impactan en el control de la enfermedad. La idea es contar con plataformas que de manera eficaz y rápida nos permitan tener nuevas vacunas o biológicos contra esta enfermedad.

Actualmente en México, la plataforma desarrollada en CIATEJ es única. Otros centros de investigación como el CIBA en Tlaxcala, tiene montado un sistema para generar virus recombinantes de la enfermedad de Newcastle, que es un virus que afecta a aves. Se trata de un virus recombinante que puede albergar secuencias foráneas como la hemaglutinina completa de la influenza aviar, por lo que aparentemente se puede generar una vacuna contra influenza utilizando el cascarón de otro virus, en este caso el de Newcastle. Existen empresas que ya han desarrollado vacunas recombinantes como desarrollada en Estados Unidos para la empresa Avimex que consiste en una vacuna contra el Newcastle.

En el CIATEJ, se tienen las capacidades y herramientas para trabajar este tema, la tecnología desarrollada hace posible una capacidad de respuesta rápida en la prevención de esta enfermedad. Adicionalmente y considerando que la vacunación debe ser acompañada de un programa de bioseguridad integral en las granjas avícolas, el cual incluye temas que pueden considerarse básicos, como el ingreso al lugar de trabajo, la calidad del agua que se utiliza para alimentación y limpieza, entre otros aspectos, ya que la vacunación por sí sola es insuficiente para evitar brotes. Este tipo de capacitación en buenas prácticas de bioseguridad también ha sido desarrollado en nuestro centro a través de la Dra. Claudia Alvarado Osuna, del área de Biotecnología Industrial, quien imparte pláticas dirigidas a empresas acerca de la implementación de buenas prácticas para reducir la presencia de enfermedades, por lo que ya tiene un camino recorrido en la implementación de cursos y capacitaciones a este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *