Cargando

PIES AGILES CONACYT

PIES ÁGILES: una iniciativa de transformación social desde abajo

  • 07 abril 2022
  • Por Ever Sánchez Osorio

Ever Sánchez Osorio.[1]

Anne Christine Gschaedler Mathis[2]

Manuel Garza Zepeda[3]

Hay todo un mundo de lucha extrainstitucional, un mundo de luchas no por el poder […] Hay un mundo de luchas que a veces no dicen más que “¡No!”, pero muchas veces en el proceso de decir “¡No!”, desarrollan formas de autodeterminación o articulan conceptos alternativos de cómo debería ser el mundo.

(Holloway, 2009).

 

[1] Catedrático CONACYT – CIATEJ. Unidad de Tecnología Alimentaria. E-mail: esanchez@ciatej.mx.

[2] Investigadora CIATEJ – Unidad de Bioindustrial. E-mail: agschaedler@ciatej.mx.

[3] Profesor investigador IISUABJO. mgarza.cat@uabjo.mx.

 

En el marco del programa Conversatorios 2022: Diálogos divergentes para la soberanía y justicia alimentaria, del grupo de trabajo Innovación Social y Tecnológica para la Soberanía y Justicia Alimentaria (Unidad de Tecnología Alimentaria del CIATEJ), el pasado 22 de febrero tuvimos la presentación de la Dra. Anne Gschaedler Mathis (investigadora del CIATEJ) y de los Investigadores por México, asignados al CIATEJ, Dra. Georgina Alethia Sánchez Reyes y Dr. Alan Heinze Yothers quienes presentaron el programa “Pies Agiles: objetivos y ejemplos de actividades en comunidades de aprendizaje”. Además de comentar sobre el Programa Interinstitucional de Especialidad en Soberanías Alimentarias y Gestión de Incidencia Local Estratégica (PIES ÁGILES), se presentó la experiencia de trabajo en dos Comunidad(es) de Aprendizaje y Seguimiento y Acompañamiento (CASA): CASA CDMX-Morelos y CASA Jalisco-Nayarit. Este documento es una aproximación conceptual al programa PIES ÁGILES y sus CASA(S), construido a partir de la presentación de los investigadores mencionados, así como una reflexión respecto a luchas comunes desde abajo, como espacios que se abren para la configuración de otros mundos: democráticos, justos, equitativos y mejores.

Sobre el programa.

La propuesta surge a partir del nuevo gobierno -a nivel federal-, que pone el acento en la gente, regiones, poblaciones y comunidades, históricamente empobrecidas y marginadas. En ese contexto hay un viraje que promueve la reivindicación de las capacidades humanas y de sus territorios “desde abajo”, considerando situaciones particulares de vida y desde ahí la identificación de problemas reales a partir de la iniciativa, demandas de necesidades y luchas comunes de la gente local. Se trata de impulsar el bienestar social, la sustentabilidad ambiental, el conocimiento tradicional, los saberes, la agricultura, entre otras prácticas, para la transición agroecológica, así como la búsqueda de la soberanía y la justicia alimentaria.

El programa PIES-ÁGILES se configura como un modelo de formación educativa para la incidencia social directamente en los territorios y sus comunidades, con la participación dinámica y activa de los actores locales. Se centra en la recuperación de la capacidad creativa de los sujetos desde lo local, a través de actores clave que impulsan, desde abajo, iniciativas para la transformación de sus mundos de vida, promoviendo alternativas (a veces luchas) frente a formas de organización y de producción que atentan contra valores y bienes colectivos. Así, han iniciado acciones para la sustentabilidad ambiental, economías sociales, agriculturas agroecológicas, la equidad de género, defensa de territorios, recuperación de saberes y conocimientos desde las comunidades, y otras labores que colocan en el centro al sujeto humano y la sustentabilidad ambiental.

Este modelo de formación educativa -inédita- fomenta encuentros y espacios de diálogos plurales entre distintos actores (hombres y mujeres) clave con diferentes iniciativas y acciones desde sus territorios, pero con objetivos comunes vitales: la transformación de sus mundos inmediatos. El programa, liderado por el CIATEJ, opera con cuatro perfiles específicos: a) Jóvenes titulados con licenciatura; b) Docentes de medio Tiempo, C) Promotores-Formadores y d) Actores Locales respaldados por la comunidad por su labor e incidencia social.

El inicio del programa PIES ÁGILES se concentraba en el estado de Guerrero, extendiéndose a 18 estados del país, articulados estratégicamente por 12 CASA(s), donde son acompañados por 12 tejedores; en cada CASA hay entre 27 y 29 PIES. La(s) CASA(s) se articulan por tejedores, coordinadores de nodos integrados por uno o dos estados. El programa busca fortalecer las capacidades de los actores locales (PIES) a través de metodologías sociales: Investigación Acción Participativa (con perspectiva de género), Comunidades de Aprendizaje, Diálogos Horizontales, entre otros instrumentos y herramientas para la incidencia social. Un dato importante sobre los participantes (PIES), sus espacios de reconocimiento y acción comunitaria (Comunidad de Aprendizaje Comunitario – COA), así como sus luchas y actividades de reorganización social, es que varias de las iniciativas ya tenían presencia. Esto significa que no se crean iniciativas desde el programa, sino que se busca contribuir a que éstas tengan mejores posibilidades para su despliegue e incidencia: incluso se materializan acciones y demandas que por sí mismas parecerían negadas e invisibilizadas.

Experiencias: CASA Jalisco-Nayarit y CASA CDMX – Morelos.

  1. CASA Jalisco-Nayarit (Tejedor: Alan Heinze Yothers).

Esta CASA se integra por 28 PIES (24 en Jalisco y 3 en Nayarit): 17 participantes entre jóvenes y actores locales, 6 promotores de agroecología, 4 docentes de medio tiempo y un coordinador (tejedor). Una característica particular de la CASA es su dinamismo, así como su diversidad en género, edades y perfiles: jóvenes con amplia incidencia en el territorio y actores locales que cuentan con título profesional, además de otros PIES con maestrías y doctorados. El nivel de formación más bajo es de un joven que cuenta con bachillerato, pero con una vasta experiencia e incidencia territorial.

Entre algunas de las actividades de los PIES se encuentran el resguardo y protección de semillas nativas de maíz y frijol, así como la promoción del sistema milpa. Sin embargo, Ezequiel Cárdenas, de la Casa del Maíz, en San Juan Evangelista (Tlajomulco de Zúñiga), principal promotor de esta actividad se enfrenta a la necesidad de resolver un problema de tenencia de la tierra para la continuidad de su trabajo. También se localizan luchas por la defensa del territorio, acciones a favor del medio ambiente y la soberanía alimentaria, por mencionar algunos casos concretos. Se pueden mencionar además algunos temas prioritarios, identificados a través de diálogos y reuniones entre los participantes, quienes despliegan actividades específicas para su atención: manejo agroecológico (sustitución del glifosato), huertos comunitarios (conservación de semillas y comercio), cultivos (maíz, hortaliza, caña de azúcar, agave, otros), defensa y luchas por el territorio, así como la problemática de género para la prevención y erradicación de diferentes expresiones de violencia.

       B. Casa CDMX – Morelos (Tejedora Georgina Alethia Sánchez Reyes).

La casa se conforma por 26 PIES (20 en CDMX y 6 en Morelos), entre ellos 11 jóvenes, 9 promotores, 4 actores locales y 2 docentes. Los procesos de fomento a la agroecología se han registrado tanto en el campo como en la ciudad, reconfigurando los territorios, los espacios comunes, generando nuevos procesos de luchas: cada caso registrado representa motivaciones particulares a partir de demandas gestadas a nivel local. En la CDMX, por ejemplo, se han registrado procesos (de agricultura) en camellones, lotes baldíos, azoteas, jardines comunitarios de unidades habitacionales, donde, según el espacio, se pueden observar cultivos de milpas como la producción de otros alimentos que provienen de la tierra. En otros casos, la conquista y la autodeterminación de sus espacios de vida los ha llevado a la identificación de plantas y aves en el lugar que habitan. También se materializan nuevos procesos creativos (de lucha), actividades emprendidas que van acompañadas por arte, danza y talleres que alientan y motivan las iniciativas locales individuales y colectivas.

En los procesos del campo, tanto en Morelos como en CDMX, se observan las milpas, cultivo de nopales, plantas medicinales, plantas de ornato y las chinampas. Como en la CASA descrita anteriormente, a partir de encuentros y diálogos entre los participantes se han identificado las siguientes iniciativas: restauración ecológica de bosques, defensa del territorio, creación de laboratorios comunitarios, cooperativas, rescate de saberes locales y recuperación de sistemas agrícolas tradicionales (como los apantles)[1]. En varios de los actores hay una conciencia sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y la soberanía alimentaria, por ejemplo: muchos no utilizan agroquímicos y buscan decidir sobre qué comer, qué comprar y dónde, lo que los lleva a la producción de sus propios alimentos. Hasta cierto punto son acciones de lo político que reformula la vida en sus despliegues.

 

            PIES ÁGILES: los actores, motivaciones y esperanzas.

El programa PIES ÁGILES, orientado a jóvenes licenciados, docentes de medio tiempo, promotores formadores y actores locales impulsa las luchas y demandas sociales gestadas desde las comunidades -y por sus gentes- en 18 estados del país. Favorece iniciativas -desde abajo- por la defensa del territorio, las prácticas agroecológicas, el rescate de semillas nativas, la preservación y reconocimiento de saberes y conocimientos tradicionales, la equidad de género y otras prácticas que dinamizan la ruta hacia la sustentabilidad ambiental, la soberanía y justicia alimentaria.

Los PIES son la recuperación de actores con trayectorias de lucha, iniciativas locales, arraigos y esperanzas por transformar la manera convencional del orden del mundo para la dignificación de las mujeres y los hombres a partir de sus experiencias y aprendizajes. La experiencia de PIES-AGILES implica el encuentro y la articulación de esfuerzos y luchas provenientes de la iniciativa de los sujetos, con una política pública que se propone el fortalecimiento de sus capacidades. En este sentido, en un contexto en el que confluyen múltiples actores con motivaciones, intereses y propósitos diversos, es de esperar que los resultados se produzcan en diferentes direcciones, y que se encuentren en una relación distinta con los objetivos definidos por el programa: desde aquellos que quedan lejos de los propósitos declarados, hasta otros que los trascienden, en el sentido de generar iniciativas de organización, de acción y de lucha que hagan posible construir nuevas modalidades de formación en los espacios locales.

PIES ÁGILES detona varias posibilidades para sus participantes: algunos probablemente podrán incidir en la función pública, otros en procesos de formación académica, y otros más en la promoción de las acciones y las capacidades de los sujetos y sus colectividades, acompañando luchas y procesos organizativos que apunten a la construcción de un mundo concreto decidido y puesto en marcha por los propios hombres y mujeres desde abajo.

 

[1] Zanja o canal que conduce agua para los cultivos o para otra utilidad.

Notas
Anteriores

¡Ten cuidado con las garrapatas!

06 abril 2022

Las garrapatas son parásitos externos que para sobrevivir necesitan alimentarse de la sangre...

Leer más

CIATEJ participa en Foro Apícola Agroecológico

01 abril 2022

"Todas las mieles guardamos secretos. Las mieles doradas de rayos de sol, las blancas y tersa...

Leer más

¿Las bebidas energizantes en nuestro país son una opción saludable y segura?

22 marzo 2022

Estimados lectores, no cabe duda de que la información es poder. En este caso nos referimos a...

Leer más
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CIATEJ © 2022