Cargando

Spirulina: fuente natural de prebióticos

  • 20 diciembre 2018
  • Por Yolanda Torres López

 

Los prebióticos se definen como ingredientes alimentarios no digeribles, los cuales promueven el crecimiento de bacterias benéficas de ácido láctico en el colon. Las algas son ricas en polisacáridos y tienen potencial como prebióticos para ingredientes alimentarios funcionales que mejoran la salud humana y animal. La Spirulina es conocida formalmente como Arthrospira, es una cianobacteria (alga de verde - azul) que ha sido consumida como alimento desde épocas antiguas por los mexicanos y habitantes de la zona del lago Chad en el continente africano. En la actualidad, el alga se vende como un nutracéutico debido a su alto contenido de proteínas (60-70% peso seco), ácido γ-linolénico, vitaminas y minerales. Se han realizado muchos estudios que muestran que la Spirulina tiene potenciales aplicaciones terapéuticas, incluyendo problemas de salud tales como diabetes, artritis, anemia, enfermedades cardiovasculares, cáncer y también mejora de la vista. Es además una buena fuente de ácido gamma – linolénico (el cual reduce el colesterol malo en sangre) y bioactivos con efectos inmunomoduladores. También, reduce la obesidad, efectos del alcoholismo y trastornos mentales. La Spirulina ha demostrado ser un buen "antioxidante", el más potente limpiador de radicales libres en el cuerpo, y puede prevenir diabetes, cáncer, cansancio emocional y estrés. Esta cianobacteria, contiene aproximadamente 13.6% de carbohidratos  como glucosa, ramnosa, manosa, xilosa y galactosa. Los extractos de Spirulina son conocidos por estimular el crecimiento bacteriano, y ayudan a estimular el crecimiento de lactobacilos y es una gran fuente natural prebióticos. La demanda mundial de prebióticos se estima en  alrededor de 167,000 toneladas con un valor de 390 millones de euros  para el año 2016.

 

En el CIATEJ el Dr. Nutan Prasad Rout y su grupo aislaron y caracterizaron varias cepas de Spirulina (Fig.). Estas cepas tienen muchos poderes para producir prebióticos. De los análisis de oligosacáridos resultaron varias subunidades monosacáridos como xilosa y galactosa en varias cepas de Spirulina. El intestino contiene cepas de prebióticos Lactobacilli y Bifidobacteria, las cuales ayudan a mejorar el proceso de digestión de comidas. Los trabajos en el CIATEJ demuestran que todas las cepas de Spirulina funcionan como estimuladores de bacterianos probióticos del intestino.

Figura: Cuatro especies de Spirulina aisladas en el CIATEJ.

Estas son pruebas de que hay un gran margen para la producción exitosa de prebióticos a partir de Spirulina. Existe una gran oportunidad para abrir nuevos mercados para simbióticos; las mezclas de probióticos y prebióticos a menudo se utilizan con el fin de aprovechar sus efectos sinérgicos en la aplicación a productos alimenticios. La producción de productos simbióticos es un reto nuevo y desafiante. En la producción de bebidas funcionales los prebióticos a partir de Spirulina pueden mejorar el producto para estimular la actividad de microbiota benéfica en el tracto gastrointestinal. Los prebióticos de Spirulina pueden aumentar la viscosidad, reducen el vaciamiento gástrico y facilitan la absorción de nutrientes. Sus compuestos proteicos y fenólicos pueden servir como antiestrés y antinflamatorios para los humanos. Este proyecto está en proceso y con la posibilidad de generar una patente. Es un producto que puede ayudar a elaborar bebidas funcionales simbióticas para México y el mundo.

 

Notas
Anteriores

Vida de anaquel de productos cárnicos

20 diciembre 2018

La Dra. María Dolores García Parra investigadora de Tecnología Alimentaria de n...

Leer más

CIATEJ presente en el cierre de actividades de la FIL 2018

03 diciembre 2018

El día de ayer concluyó la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). De acue...

Leer más

Apoyo para el sistema agroalimentario de Chiapas

29 noviembre 2018

El día de ayer en el marco de las actividades dentro del stand de Conacyt en la Feria Interna...

Leer más
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CIATEJ © 2019